Updated introduccion.txt

Xavier Belanche authored
revision 4cf637cff96890b08dcc47e878ca49761d37b3a7
introduccion
# Introducción




La pintura de paisaje romántica introduce la visión de la contemplación mirada de la contemplación del paisaje. En la tradición paisajística anterior a los pintores románticos las figuras humanas discurren en su mayoría preocupados (por el trabajo) o despreocupados envueltos por un paisaje en un su mayoría de veces idílico y acompañados de una naturaleza acojedora. El encuedre, por otro lado, limita la extensión del paisaje y lo percebimos como acotado.

por medio de figuras de espaldas a nosotros que, como ocurre en la mayoría de pinturas de C.D. Friedrich, al situarse entre nuestra mirada y el paisaje de fondo, nos invitan a contemplar un horizonte que se extiende más allá del marco del cuadro. Las figuras de espaldas a nosotros son, en realidad, *representaciones físicas* de la contemplación o, expresado de otra manera, *instantes congelados del pensamiento desbordado* por la imposibilidad de concebir la medida de la inmensidad del paisaje. Esta distancia a tres, nuestra mirada, la mirada de la figura de espaldas y el horizonte del paisaje, se verá truncada por los nuevos encuadres de la infinitud. La pantalla como lienzo y la amplificación de la mirada a través de los dispositivos de realidad virtual anuncian la destrucción física de la contemplación. La distancia entre la mirada y el paisaje se reducirá hasta permitir que la mirada *toque* el paisaje y que el paisaje formar parte nosotros mismos del paisaje que contemplamos. Los ensayos de *Las Meninas* de Velázquez o del *Etant Donnes* de Marcel Duchamp de la abducción del espectador dentro de la obra. O dicho de otra manera, la obra carece de sentido si nuestra mirada no forma parte de ella.